Adriana Zaefferer

INAUGURACION 21 DE NOVIEMBRE 19 HS. ARROYO 834

Adriana Zaefferer en Arroyo

por Rafael Squirru

La tradición occidental del arte dedicado al caballo sí bien de larga data tiene su culminación en los numerosos dibujos de Leonardo que coronaría con la célebre escultura monumental encargada por Ludovico Sforza para su monumento ecuestre y que fuera destruida hacen unos 500 años por las tropas de arqueros franceses que practicaron puntería con el yeso del gigantesco animal. El daño que parecía irreparable fue zanjado cinco siglos después por iniciativa y esfuerzo del mecenas americano Charles Dent quien luego de dos décadas de tarea logró aprovechando los planos originales fundir en bronce definitivo la estatua del corcel de unos 7 metros de altura y que pesa 15 toneladas. Si bien Dent no llegó a ver la obra completa, su voluntad se cumplió y el caballo terminado fue donado al pueblo de la ciudad de Milán. Así como Leonardo adoraba al caballo, así su rival Miguel Angel le huía al tema como lo demuestra su cartón para competir por el mural de la batalla de Anghiari en que sorprende a los soldados bañándose cuando les avisan que llega el enemigo. Leonardo en cambio pintó dos jinetes que se atacan en briosos corceles del que se ha conservado un grabado.

Traigo el tema a colación para señalar que volcarse a la pintura y escultura del caballo, ambas de cuyas disciplinas domina Adriana Zaefferer no es asunto fácil o sencillo. Hay que calzar bota de potro para encararlo con responsabilidad artesanal y probidad estética.

La condición de autodidacta no amilanó a aquella niña, luego adolescente que se largó a dibujar caballos del natural y también llegando a hacerlo de memoria. Criada en pagos sureños aprendió a observar los secretos anatómicos que fueron completados con estudios de veterinaria y a captar al animal en toda la gracia de sus movimientos.

Decía Paul Valéry que solo podía comparar la gracia del caballo con la más dotada de las bailarinas. A lo logrado por Adriana agreguemos su captación del paisaje sureño en especial el de San Martín de los Andes y el lago Lácar, así como el de sus habitantes mapuches que ambientan varios de sus trabajos, cuando no está plasmando las imágenes de los petizos de polo. Reconocida mundialmente por su pericia y calidad, el arte de Adriana Zaefferer nos ha llegado para quedarse.

Se trata de una artista criolla que dedicó su amor y talento al más criollo de nuestros compañeros, que seguirá viviendo en sus imágenes.
Dígalo si no nuestro Martín Fierro: "Me le senté al del pampa/ Era un oscuro tapao/ Cuando me hallo bien montao/ De mis casillas me salgo/ Era un pingo como galgo/ Que sabía correr boleao".

Exposiciones

1974 Kingsclere, Inglaterra
1978 Asoc. Criadores Arg. del Sangre Pura de Carrera, Bs As., The Tryon and Moorland Gallery, Londres, Inglaterra.
1979 JornadasHípicas Internacionales Argentina, ´79, Campo Argentino de Polo. Palermo, Bs. As
1986 Jockey Club Argentino, Bs. As.
1988 The Tryon and Moorland Gallery, Londres, Inglaterra.
1990 Wildenstein Galleries, New York, E.E.U.U., Wildenstein Galleries, Londres, Inglaterra
1992 Galería Zurbarán, Park Haytt, Bs,. As.
1993 Centro Cultural Villa Victoria, Mar del Plata. Bs. As., Inst. Cultural Las Condes, Santiago de Chile, Chile., Galería Zurbaran, Bs, As,
1995 Galería Zurbarán Buenos Aires.
1997 Galerie Argentine, Embajada de la República Argentina, París, Francia.
1998 Galería Arroyo, Bs. As.
2002 Osborne Gallery, Londres, Inglaterra.
2002 Galería Arroyo, Bs. As.